CARTAGENA DE INDIAS la ciudad heroica
Revistas Life (124 articles)
0 comments
Share

CARTAGENA DE INDIAS la ciudad heroica

Declarada por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1984, Cartagena de Indias es una ciudad de contrastes que cuenta con una encantadora arquitectura colonial, republicana y moderna. Disfrute de sus calles antiguas, su ciudad amurallada, hermosos balcones, doradas playas y palenqueras. Sin duda, Cartagena es una ciudad para enamorarse.

La magia de Cartagena reposa en los cimientos de sus forti caciones, la calidez de su gente, la riqueza material de su arquitectura y las in nitas expresiones culturales de un pueblo aguerrido y valiente. Los monumentos se levantan solemnes, antiguos claustros, iglesias, baluartes y vestigios de cruentas batallas que son testimonio de hombres y mujeres invencibles que concedieron libertad a la ‘ciudad heroica’.

La parte que encierran las murallas data de la época de la Colonia. Se distinguen tres barrios principales: el Centro, constituido esencialmente por casas que en el pasado habitadas preferentemente por nobles; la zona de San Diego, albergue de artesanos, militares y personas de medianos recursos; y el sector de Getsemaní, habitado por gentes de estrato popular. Fue desde este último barrio de donde Pedro Romero, ciudadano de origen cubano y armero de profesión, marchó sobre el centro de la ciudad para lanzar allí uno de los primeros gritos de independencia absoluta en Latinoamérica, el 11 de noviembre de 1811.

La zona ha sido cuidadosamente restaurada conservando su originalidad, pero dotándola de modernas y funcionales estructuras.

Más allá del recinto amurallado, sobre la colina de San Lázaro, se erigió la más grande fortaleza militar del continente americano, el fuerte Castillo de San Felipe de Barajas, con el propósito de salvaguardar la ciudad contra los feroces ataques de piratas que llegaban a saquearla.

La magia de Cartagena reposa en los cimientos de sus forti caciones, la calidez de su gente, la riqueza material de su arquitectura y las in nitas expresiones culturales de un pueblo aguerrido y valiente. Los monumentos se levantan solemnes, antiguos claustros, iglesias, baluartes y vestigios de cruentas batallas que son testimonio de hombres y mujeres invencibles que concedieron libertad a la ‘ciudad heroica’.

La parte que encierran las murallas data de la época de la Colonia. Se distinguen tres barrios principales: el Centro, constituido esencialmente por casas que en el pasado habitadas preferentemente por nobles; la zona de San Diego, albergue de artesanos, militares y personas de medianos recursos; y el sector de Getsemaní, habitado por gentes de estrato popular. Fue desde este último barrio de donde Pedro Romero, ciudadano de origen cubano y armero de profesión, marchó sobre el centro de la ciudad para lanzar allí uno de los primeros gritos de independencia absoluta en Latinoamérica, el 11 de noviembre de 1811.

La zona ha sido cuidadosamente restaurada conservando su originalidad, pero dotándola de modernas y funcionales estructuras.

Más allá del recinto amurallado, sobre la colina de San Lázaro, se erigió la más grande fortaleza militar del continente americano, el fuerte Castillo de San Felipe de Barajas, con el propósito de salvaguardar la ciudad contra los feroces ataques de piratas que llegaban a saquearla.

Se levanta sobre la ciudad el cerro de La Popa, sede de uno de los más antiguos y hermosos monasterios de Colombia,

hoy convento de los padres agustinos, convertido en el mejor mirador hacia los cuatro puntos cardinales de la ciudad. A La Popa se le llama Balcón de la fe cartagenera, pues allí está la custodia de la Virgen de la Candelaria, patrona de la ciudad.

De la primera mitad del siglo XX se preservan aún las villas de diferentes estilos del barrio de Manga. La urbanización de la península de Bocagrande, unida por tajamares y espolones a la isla de Tierrabomba, cobró tierra al mar; se fue desarrollando, primero con señoriales y amplias residencias y, últimamente, con modernos rascacielos. Así se con guró en el principal asiento hotelero con gran cantidad de servicios y playas, hasta el extremo de El Laguito.

Por ser una ciudad internacional, Cartagena cuenta con gran variedad de restaurantes de cocina criolla, además de los especializados en gastronomía internacional. La mayoría de los restaurantes se encuentran en el centro histórico pero también en Bocagrande Manga, Crespo, El Cabrero, La Boquilla, Mamonal, en las playas y en los sitios de mayor concurrencia turística.

Ir de compras por las tiendas de Cartagena es un verdadero placer. El centro histórico, por donde se puede caminar libremente, representa una permanente tentación para el visitante. Allí se congregan las más elegantes tiendas con sus rutilantes escaparates. En la parte antigua existen joyerías, anticuarios, almacenes de artesanías, pequeñas galerías, bazares como el de las Bóvedas, y tiendas de moda de diseñadores reconocidos internacionalmente.

La noche ofrece múltiples alternativas en las plazas de Santo Domingo, Los Coches, Santa Clara, de La Aduana y Santa Teresa, en las calles Larga y del Arsenal y en diferentes lugares del centro histórico, los baluartes y las murallas de Bocagrande, la Avenida Pedro de Heredia y los sectores El Amparo y El Bosque.

Cartagena de Indias es una ciudad fantástica que guarda los secretos de la historia en sus murallas y balcones, en sus construcciones y en sus angostos caminos de piedra

Cortesía:
Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.
PROEXPORT Colombia, Promoción de Turismo, Inversión y Exportaciones

www.colombia.travel

Tags arte, cultura
Revistas Life

Revistas Life

Comments

No Comments Yet! You can be first to comment this post!

Write comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *